Archivos Mensuales: octubre 2013

Sin desviarse de la norma, el progreso es imposible.

image

De nada sirve un cambio político o un mero cambio de Gobierno contra los grandes culpables de la crítica situación en la que nos encontramos: los mercados.

Y avanzan implacables, imperturbables y a una velocidad de vértigo mientras sedan a la inmensa mayoría de la población con cortinas de humo sensacionalista…

Todo para evitar que demos un paso adelante, ganemos terreno a la manipulación y exijamos responsabilidad a esas élites extractivas tan arraigadas a los gobiernos para promover no un cambio de gobierno, sino un cambio de sistema y, ojo, aportar soluciones parece tarea más ardua de lo que viene siendo en realidad.

¿¿No me siento representada en absoluto por mis representantes y representantas??

Pues fácil, Dejo de sufragar… Revoqué mi derecho de sufragio en pro del voto directo allá por septiembre del año pasado… Y conozco personas que esperan resolución desde 2010…

Para colmo la Constitución ampara, y más en las circunstancias actuales, pero al Congreso no le interesa la petición, se hace el sordo o el dubitativo eterno y la deja en eteerna Valoración de la Comisión de Garantías constitucionales del Congreso de los diputados.

Tampoco se da ningún tipo de información acerca del número de peticiones tramitadas a este respecto… Podrían ser 300… O un millón?! ¿Quién sabe?

La opacidad del Congreso para facilitar los medios y la información necesaria para ejercer el voto directo a todas las personas que lo hemos solicitado a través de Registro del Congreso es espeluznante y vergonzante, además de haber superado todos los plazos legales establecidos posibles para su valoración y puesta en marcha y funcionamiento.

No quiero ser representada por nadie, sino ejercer con vosotras mi millonésima parte de soberanía…

Y no sólo es posible, sino que es nuestro derecho y es más que necesario que nos impliquemos en el cambio, ejerciendo la soberanía Nacional en igualdad de condiciones que las cortes Generales y cualquier diputad@ en el Congreso sobre cualquier procedimiento que se tramite en la Cámara relativo a la aprobación o no, ya sea en comisión como en pleno, de cualquier norma o rango de ley.

Que se cree la Sede Electrónica del Congreso de los diputados, con su correspondiente registro electrónico, volcándose en ella diariamente todos los proyectos de ley y demás trabajos que hayan de ser sometidos a la aprobación, o no, junto con los llamamientos públicos a realizar las respectivas votaciones, con antelación suficiente y se realicen las comunicaciones pertinentes de manera individual y fehaciente de tales cuestiones, por medios electrónicos… (y/o en mesas de convergencia informativas).

Cada 130000 peticiones, un escaño directo para el pueblo…
Eso sí es democracia, ¿por qué no permiten su puesta en marcha siendo un derecho Constitucional?

Por ello, y de acuerdo con lo expuesto en los hechos y fundamentos de derecho referenciados, exijamos votar directamente las normas que han de regir nuestros actos y el destino de nuestra persona, todas aquellas que determinen el funcionamiento de las instituciones del Estado y las de presupuestos y gasto público, entre otras, ejerciendo de manera efectiva el gobierno democrático de la Nación en la cuota de soberanía que nos corresponda como peticionari@s.

Es nuestro derecho y nuestra responsabilidad dejar en manos temblorosas o interesadas nuestros devenires y los de las generaciones futuras.

Dejémosles un buen legado…
A ser posible actualizado, que llevamos más de 200 años con el mismo sistema de representatividad, y con todos los avances en todos los demás aspectos de la ciencia y la sociedad, resultan no sólo obsoletos, sino insultantes para la mayoría de las cabezas pensantes que tengamos un mínimo de pensamiento político o simplemente ojos en la cara.
Sean mayorías silenciosas o no, QUIEREN Y PUEDEN VOTAR, NO SÓLO ELEGIR.
Por cada CIUDADANO, UN VOTO.

Piénsenlo…

Refs. Demo 4.0:
Art. 81 5o de Reg. De las cortes valencianas.
Ley 4/2001
CE Art. 1, 9, 23
Art.45 de la ley 30/1992 de 26 de noviembre del Reg. Jurídico de las administraciones públicas y el procedimiento administrativo común impulsada por la ley 24/2001 de 27 de diciembre de medidas fiscales, administrativas y de orden social, cuyo art. 68 modifica el 38 de la anterior y Art.59, RD 263/1996 de 16 de febrero, RD 772/1999 de 7 de mayo, modificadas por RD 209/2003 de 21 de febrero, orden PRE/1551/2003 de 10 de junio.
Ley 11/2007 de 22 de junio deroga anteriores.

el unwento amarillo…

Anuncios

Bajo Presión.

image

Aquí se vive a veces… el resto del tiempo es una carrera de supervivencia para el que más y mejor siga habitando, de la manera más superficial y somera posible, este inhóspito lugar; aquí evitar vivir nuestra más íntima humanidad tiene recompensa: quizá un salario, quizá los placeres y las mieles del poder, del sexo, incluso quién sabe si del éxito, ante el fracaso estrepitoso de una vida guiada por el miedo y el automatismo vital; “habitar”, por llamarlo de algún modo…

Y Quién sabe si el llanto a veces trata de expresar, no tanto lo que nos molesta o no nos gusta, sino aquello que algo o alguien nos impide realizar, aquello que más anhelamos, creemos y creamos cada día; como cuando un niño se propone pintar de verde el Sol y sólo se pone a su disposición el amarillo… O cuando lo que le nace es percutir fuerte con sus manitas contra la mesa y le damos un juguetito para que se entretenga y así no moleste ni haga ruido…

Así, hasta que lo tire, se suba a un taburete, coja el rotulador verde, pinte un sol en la pared y se ponga a golpearlo con la pintura a modo de baqueta…

¿Diremos entonces que es nervioso y obsesivo porque pinta soles verdes y le va la percusión?
¿Pero, aquí quién molesta a quién?

El que molesta al niñ@ es el adulto incomodándolo cuando le parece adecuado y puede que por no incomodarse a sí mismo, o porque quizá no observe reflejo alguno de su gran aportación al mundo en esa personita… Y, paradójicamente, esto se percibe al revés.

El afán civilizador y paternalista no tiene edad ni fronteras, y las sentencias “porque yo lo digo”, “porque es así”, o “under my thumb” (bajo mi pulgar) están sumamente arraigadas en las relaciones interpersonales en todos los ámbitos posibles, desde los personales a los interprofesionales.

¿Estamos formad@s y preparad@s para educar y dirigir a los demás?
¿Sabremos mostrar y enseñar aquello de lo que carecemos, dejar de lado lo adecuado y potenciar lo esencial en nuestr@s hij@s o discípul@s? ¿Y en nosotr@s mism@s? ¿Es tan ardua tarea que ni vamos a empezarla?

image

Llanto de rabia, o tal vez de tristeza… O quizá de incomprensión…

¿Alguna vez te has sentido como esta niña sin mover un músculo de la cara?

Probablemente sí, y no has resuelto comportarte de ese modo, por alguna razón, quizá por conciencia (no estaría bien), por convención (no lo verían bien), por comprensión (lo encajas bien), por prudencia (aún no lo has encajado) o simplemente porque no le das tanta importancia como cuando te quitaban de los cálidos brazos de tus padres, eternos protectores de la cruda realidad que vivan sus retoños, sea la que sea, y en la cual siempre habrá cobijo para ti, su pequeño trocito de ser, de carne y hueso, su propia perpetuación de la vida, tus héroes y eternos maestros…

Hasta que creces, o te ves forzad@ a crecer…

image

Entonces, un día cualquiera, tus padres dejan de ser ejemplos a seguir, en contra de su voluntad e incluso en contra de la tuya, y por diversas razones que no trataremos en profundidad, al menos hoy y por el momento, dada su complejidad y múltiples causas atendiendo a diversos factores…

Lo que hoy nos ocupa es la sensación de protección y seguridad, que pasa de crearse en el entorno familiar a desarrollarse en un entorno social mucho más amplio a medida que crecemos como individuos, entre nuestro círculo de amigos, en el colegio, la universidad, en el entorno de trabajo, con la pareja, con nuevas y posibles amistades, como grupo, dentro de unas condiciones sociales aptas para desarrollarse, donde las necesidades básicas estén cubiertas en igualdad de condiciones y ajustándose a derecho…

Desgraciadamente, nada más lejos de la feroz realidad actual y a través de la Historia, donde la sensación de protección y seguridad se ha basado y se basa enteramente en el miedo…

¿Nos sentimos segur@s y protegid@s? O, por el contrario, ¿Nos sentimos cada vez más sol@s y desamparad@s ante una justicia más que ciega y sorda y unos métodos mucho más que cuestionables para resolver los conflictos a los que nos enfrentamos?
¿Qué podemos esperar?
¿Qué podemos hacer para despertar a esa personita que TOD@s llevamos dentro?
Porque, TOD@s tenemos una ahí, escondida en alguna parte, ¿no?

Confío en que sí y persisto en confiar y creer en que, si buscas bien, se dejan encontrar o te encuentran, y a pesar de no responder a esas anticuadas expectativas o medidores sociales en todas las ocasiones, atajados de raíz por ser el germen de la desilusión y del estancamiento; te ayudan a ser mejor, a seguir luchando por lo que es verdad, por lo que es justo, y porque salga a la luz eso que te hace persona, llámalo dignidad, llámalo humanidad, o tan sólo personalidad, la tuya, ésa que no se puede alienar… ¿O sí?

image

Reconozcámoslo, un poquito “aliens” sí que estamos, yo misma despunto maneras y me supone un gran esfuerzo no caer en el pasotismo, la pasividad o el silencio, una vez conocidas la injusticia, la falsedad, la desconfianza o la impotencia…

¿Se nos están quitando las ganas, a fuerza de imposibles y hostias por todas partes para agotar nuestras fuerzas? ¿Dónde está el límite del esfuerzo en vano? No tiene límites, por eso mañana quizá descubramos que ningún esfuerzo es en vano, sino que es en banalidades donde nos fuerzan a esforzarnos, en lo urgente, no en lo importante…

Todo se hace “por nuestro bien” o “por nuestra culpa”, y aquí decir “nosotros” es decir muchos, porque no TOD@s nos sentimos responsables ni culpables del marco socioeconómico en el que nos está tocando desenvolvernos, ni esbozamos de cerca, ni divisamos siquiera a lo lejos, en un futuro no muy lejano, ni un ápice de ese Bien que perseguían supuestamente para nosotr@s, como recompensa tras tanto sacrificio llevado a cabo, eso sí, sólo por algun@s españolitos de a pie, l@s honrad@s…

¿Dónde está todo ese Bien? ¿Beneficios para quién?

¿Puede ser bueno algo que no es justo? ¿Puede serlo algo que nos vuelve insegur@s, nos hace sentir sol@s y discriminad@s, y nos devuelve al estado de indefensión?

Quien debe defender la ley, el orden y la justicia los manipula a su antojo, y quien más los necesita carece de medios para perseguirlos, o quizá ya está sumamente aburrid@ y abatid@ de tanto buscarlos…

Entonces, ¿Qué podemos hacer para defendernos? ¿Cómo protegerse de aquell@s que se supone que deberían protegerte?
¿A quién acudir cuando la justicia brilla por su ausencia?

Sólo cabe una opción: a la verdad. Ésa sí que es incorruptible, aunque sacarla a la luz nos traiga más que sangre, sudor y lágrimas, aunque suponga una ruptura, un despido o el suicidio social en un sentido metafórico. La verdad no conoce intereses, sólo se muestra, y sólo es una, inalienable, por mucho que la escondan, la oculten o la maquillen…

La verdad luce la cara lavada, cosa que gusta bastante poco a un sistema fraudulento y artificial construido por farsantes y mentirosos de todo tipo que tienen que adaptar las circunstancias a sus intereses y que no sólo no están dispuestos, sino que son incapaces de adaptarse a ellas.

Todo el mundo detesta a quien no se deja manipular, así que si vas a ir de vocal o acompañante de la verdad, no esperes ser aclamado, ni agradecimiento alguno, ni siquiera aspires a ser apreciado por aquell@s que no valoren a la verdad como la más preciada de las premisas, que no entiendan que “bien” o “bueno”, no son sinónimos de “beneficio” tanto como de “benevolencia”, y que no hay nadie, por benévolo o malévolo que sea, que no deba hallar en la vida la justicia como consecuencia.

Si cada quien merece lo que tolera (parafraseando a R. Belmonte), no toleres entonces aquello que no se haga en honor a la verdad, porque entonces tendrás que tolerar amanecer cada día en una mentira que, por piadosa que sea, nunca será verdad, ni se hará realidad como por arte de magia.

“… La verdad, cuya madre es la historia, émula del tiempo, depósito de las acciones, testigo de lo pasado, ejemplo y aviso de lo presente, advertencia de lo por venir.” Menard, contemporáneo de William James, no define la historia, en su Quijote, como una indagación de la realidad sino como su origen. La verdad histórica, para él, no es lo que sucedió, sino como juzgamos que sucedió. Pensar, analizar, inventar… no son actos anómalos, son la normal respiración de la inteligencia. Glorificar el ocasional cumplimiento de esa función, atesorar antiguos y ajenos pensamientos, recordar con incrédulo estupor que el “doctor universalis” pensó, es confesar nuestra languidez o nuestra barbarie. Todo hombre debe ser capaz de todas las ideas y Menard entiende que, en el por venir, lo será.

… “Y Quizá me engañen la vejez o el temor, pero sospecho que la especie humana- la única- está por  extinguirse y que la Biblioteca (aquí la historia, madre de la verdad) perdurará: iluminada, solitaria, infinita, perfectamente inmóvil, armada de volúmenes preciosos, inútil, incorruptible, secreta.

La Biblioteca es ilimitada y periódica. Si un eterno viajero la atravesara en cualquier dirección, comprobaría al cabo de los siglos que los mismos volúmenes se repiten en el mismo desorden (que, repetido, sería un orden: el Orden). Mi soledad se alegra con esa elegante esperanza.

Tú, que me lees, ¿estás seguro de entender mi lenguaje?.”

Desordenados extractos del libro FICCIONES, de Jorge Luis Borges.

Volveremos en otro momento, porque nosotr@s no nos vamos. Segur@s y protegidos por la evidencia, os invitamos a conocer la verdad en esencia, y a ser mejores, si cabe, en vuestra breve estancia en esta disparatada existencia. Hay espacio de sobra.

image

“Los gusanos llaman crisis al nacimiento de las mariposas.”

Aprendamos a volar, dejemos de arrastrarnos, de escondernos y hundirnos bajo tierra, porque nos pisarán antes de poder sobrevolar el más mínimo horizonte, olvidaremos que existe… Y que se puede alcanzar tras la metamorfosis.

el unwento amarillo…